Futuro trabajador

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Querido futuro trabajador:

 Acabas de licenciarte ¡por fin! Te ha costado sudor y lágrimas, pero también te lo has pasado bien, ¿eh? Ahora toca buscar un empleo, un buen empleo, relacionado con lo tuyo, y dejar de trabajar de camarero los fines de semana, o de repartir pizzas por las noches.

 Ya sabes lo que toca; apuntarte al desempleo, dejar el currículo en cuantos más sitios mejor, inscribirte en todas las páginas de búsqueda de empleo por Internet, patearte las ETTs... Es duro, cansado y desesperante, pero no te desanimes. Si en estos años has hecho muchos contactos mejor, agota todas las llamadas posibles, a ver qué sale.

 Tengo que confesarte que te han estado engañando, un poco entre todos. Te han dicho que una buena formación te abriría muchas puertas, que una carrera universitaria era la clave para tener un empleo digno que te permita vivir. Ya habrás podido comprobar que esto no es así. Es verdad que ayuda, pero también es verdad que, tal y como están las cosas, es posible que acabes eliminando tu título universitario del currículo para conseguir un empleo.

 Claro que también es muy posible que precisamente ese título universitario te consiga el primer contrato de trabajo: el contrato para la formación. Es un contrato pensado para jóvenes como tú, que buscan introducirse en el mercado laboral. Antes sólo era posible realizarlo si tenías menos de 21 años, pero ahora con Rajoy, se puede hacer hasta con 25 años. Mejor aún... como el desempleo es tan elevado, ¡podrás hacerlo hasta los 30 años! Así que, mi querido amigo, aún te quedan muchos años por delante para ser un trabajador barato y tener así más posibilidades de que te contrate una empresa.

 Ah, sí, barato. Es que resulta que con este contrato durante el primer año cobrarás el 60% de lo que cobren tus compañeros. Podrías incluso cobrar el 60% del SMI: 448,98€. El segundo y tercero (con la nueva reforma este contrato puede durar hasta 3 años, no 2 como lo hacía antes) ya pasarás a cobrar el 75%. Eso sí, la parte de formación teórica que te tiene que ofrecer la empresa, ya la puedes hacer en las propias instalaciones de la mima. Espero que esto no te suponga una reducción en la calidad de la misma; seguro que la empresa tiene los recursos apropiados así como la voluntad de darte una buena formación.

 Pues como te he dicho, con estos contratos podrás trabajar hasta los 33 años. Sí, ya sé que tú creías que a esa edad tu vida estaría más asentada, quizás familia, quizás una casa, pero mira a tu alrededor y fíjate en todas las personas desempleadas que hay... o por lo menos esa es la excusa que utilizarán para justificar esta reforma laboral, y con lo que acabarán el debate cuando reclames un trabajo digno.

 Cuando ya no te puedan hacer más contratos para la formación, Rajoy ha pensado en un nuevo contrato para ti. Se llama contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores. Es un contrato pensado para facilitar a las pequeñas y medianas empresas la contratación de gente como tú, y con el que disfrutarán de infinidad de bonificaciones a la Seguridad Social e incentivos fiscales. Esto supone mucho dinero público de todos, pero es igual, tú ya tendrás tu contrato de trabajo.

 Eso sí, para que te lo hagan, te habrán tenido que reconocer la prestación del desempleo, y cobrarla durante 3 meses. Te explico: la empresa podrá deducirse fiscalmente el importe equivalente al 50% de la prestación que te quede por percibir. Es posible también, que la empresa “te inste” a seguir cobrando el 25% de tu prestación una vez contratado, ya que la nueva reforma te lo permite. También es posible que “te inste” a hacerlo porque te pagará un 25% menos de lo que te pagaría, pero esto ya son simples suposiciones. Lo malo será como te despida y no hayas vuelto a generar el derecho al desempleo, pero esto no va a pasar...

 Ten en cuenta, eso sí, que el periodo de prueba que tienen este tipo de contratos es de 1 año. Esto quiere decir que la empresa que te contrate podrá prescindir de ti en cualquier momento, sin notificártelo previamente ni tener que darte ningún tipo de indemnización.

 Si finalmente superas el periodo de prueba (a la primera, o quizás al cuarto intento), has de saber que el empleo que tendrás no se parecerá en nada a lo que puedas conocer de tus padres o de “tus mayores”. Tampoco el sueldo. Has de saber que con la nueva reforma podrán trasladarte a otra ciudad, bajarte el salario, o cambiarte la jornada de trabajo cuando les apetezca. Tendrás que ser flexible y abierto a todos estos cambios, porque eso es lo que nos piden ahora las empresas.

 Quién sabe, con suerte te toque una “buena empresa”, en la que el jefe tenga “buena voluntad”, y nada de esto te pase. Aunque me da en la nariz, y según habrás podido intuir de las palabras de algunos dirigentes que ya nos andan criticando por reclamar contratos indefinidos, que con un poco suerte acabarás encadenando contratos temporales, aquí y allá, y ser mileurista.

 Eso sí, olvídate de comprar un piso, porque sin contrato indefinido no habrá banco que te haga una hipoteca. Lo de la familia estará más complicado, pues tu pareja y tú tendréis que arreglároslas para poder veros, convivir y conciliar entre turnos cambiantes e imposibles y posibles traslados aquí o allá. Igual, y sólo igual, tendrás suerte y la jubilación siga existiendo cuando llegues a los 70 años, y con otro poco de suerte tendrás los días que te exijan de cotización, aunque eso nadie te lo garantiza con tanto contrato-basura.

 Sé que te lo pinto negro, mi querido amigo. Haremos que esto cambie, te lo prometo. Pero necesitamos que tú también lo hagas posible.

Add comment

Security code
Refresh